Indican que multitud de instituciones han abordado este debate, asumiendo la necesidad de actualizar los actos públicos y apostando por una clara laicidad

Idaira Afonso, concejala de Unid@s se puede en el Ayuntamiento lagunero, asegura que su formación tiene el compromiso de avanzar hacia la laicidad de las celebraciones institucionales del municipio.

La organización lagunera recuerda que en su programa electoral estaba claramente reflejado la apuesta por una separación entre iglesia y la representación política yen este sentido, entendemos que los cargos electos representamos a una sociedad diversa que no solo tiene como referente la Iglesia Católica. Es por ello que “como representantes públicos seguiremos no participando de este tipo de actos con un claro contenido religioso, en los que en todo caso vamos como un vecino o vecina más, desde el respeto que nos genera un hecho cultural y social más”.

Recuerda por ejemplo como “en la última toma de posesión de un concejal estaban presentes sobre la mesa del salón de plenos un crucifijo y un ejemplar de la biblia, elementos de un protocolo absolutamente desfasado y que distan mucho del carácter aconfesional que deberían tener las instituciones”. Afonso considera que “en un municipio del siglo XXI, en una sociedad abierta y plural como la lagunera, no cabe que los actos oficiales e institucionales mantengan símbolos religiosos como elemento destacado”.

La edil de Unid@s se puede cree que, es inevitable que en un plazo corto sea normal que los cargos públicos “no formen parte de las ceremonias religiosas como ofrendas o procesiones, por un simple acto de honestidad, ya que en su inmensa mayoría no son personas que practican una religión concreta”. Opina que “desde el respeto a la diversidad, creo que los concejales y concejalas hacemos más disfrutando como una vecina o vecino más de tradiciones como la Semana Santa, que formando parte de ritos en los no representamos a todos.”

Desde el respeto a todas las creencias y confesiones, “estoy convencida de que momentos como la Semana Santa o las actividades organizadas por las diferentes hermandades, no perderán su esencia si los políticos no participan como tales en los distintos rituales, acorde a una sociedad que cada día es más laica”, finaliza.

Dejar respuesta

Ocho + 12 =