– La presidenta del Parlamento relata la experiencia canaria en materia de migraciones ante el Congreso de Autoridades Locales y Regionales del Consejo de Europa, en Estrasburgo

 – “España y Canarias comprendimos que no valían las medidas aisladas, sino que era necesario abordar el problema como un asunto de Estado y con la implicación de Europa”, afirma

 

PARLAMENTO DE CANARIAS (29 de enero de 2017).- Europa debe encontrar la respuesta al desafío de los movimientos migratorios con recursos, sensibilización, determinación y actuación en origen, en definitiva, “con políticas globales y al servicio de la gente”. Estas son algunas de las propuestas que la presidenta del Parlamento de Canarias, Carolina Darias, dejó esta mañana sobre la mesa de la 32ª sesión del Congreso de Autoridades Locales y Regionales del Consejo de Europa, celebrada en Estrasburgo y a la que acudió invitada para exponer el relato de la comunidad autónoma en materia de migraciones durante la crisis de hace ahora aproximadamente una década. “Si algo hemos aprendido es la necesidad de una implicación y una respuesta conjunta de Europa y sus regiones”, afirmó.

 

La presidenta de la Cámara autonómica participó en la mesa redonda sobre “Regiones fronterizas frente a los flujos migratorios”, encuentro en el que estuvo acompañada por Karl-Heinz Lambertz, presidente de la Asociación de Regiones Europeas Fronterizas y vicepresidente primero del Comité Europeo de las Regiones, y Saloua Demnati, presidenta de la Comisión de Cooperación, Asociación y Marroquíes en el mundo en el Consejo Regional de Tánger-Tetuán-Al Hoceima (Marruecos).

 

La presidenta recordó que Canarias aprendió, durante aquel proceso, que “las personas no son nunca el problema, dado que casi siempre son víctimas de una situación que otros han creado”; que “salvar vidas debe tener prioridad sobre la gestión de las fronteras”; que la situación que se había creado en Canarias “era la consecuencia local de un problema global llamado desigualdad, violencia o conculcación de derechos” en los países de origen; que no había “una respuesta única”, sino distintos niveles de actuación que requerían acciones específicas; o que era fundamental “crear un modelo de actuación compartida entre las administraciones públicas y la iniciativa privada”, pues ningún agente disponía, él solo, de los recursos necesarios.

 

Trabajo compartido

 

Darias señaló que en la actualidad, como ya sucedió en el pasado, los países “vuelven a ir a remolque de la pauta dictada por los flujos migratorios”, por lo que consideró necesario “dar a conocer el trabajo compartido de todos los agentes que hicieron posible que Canarias sea hoy un referente de buenas prácticas en la respuesta a las crisis migratorias”.

 

“Comprendimos que ya no valían las medidas aisladas, sino que era necesario abordar las actuaciones como un asunto de Estado, con la implicación de los gobiernos de Canarias y España, con un liderazgo comprometido y lo más importante, contando con la implicación de Europa”, aseveró la presidenta. “Estas fueron las claves imprescindibles para articular las respuestas que el fenómeno migratorio precisaba a corto, medio y largo plazo”, añadió.

 

A juicio de Darias, si el siglo XX fue el de la revolución tecnológica, “este siglo XXI es el del hecho migratorio”. “Y va a ir a más, porque las desigualdades no paran de crecer”, apuntó. Contra esta tendencia, aseguró que “ya hemos aprendido la necesidad de una implicación y una respuesta conjunta de Europa y sus regiones a las crisis migratorias”, una cuestión que, parafraseando al sociólogo y filósofo Zygmunt Bauman, constituye una “crisis de humanidad”. “Europa, como espacio compartido de ideas y valores, debe encontrar la respuesta a estos desafíos con recursos, sensibilización, determinación y actuación en origen”, concluyó.

 

Dejar respuesta

Doce + diecisiete =